smilysmiling
El mes pasado, en un seminario de Inteligencia Emocional, Pablo Fernández Berrocal nos contaba que los músculos de alrededor de los ojos que se activan al sonreir  sólo lo hacen si la sonrisa es auténtica; la sonrisa artificial que usamos para algunas fotos no conlleva laactivación de estos músculos. Así demostraba la estrecha unión entre la expresión facial y la emoción.

Acto seguido pasó por mi cabeza una idea absurda: las personas que no pueden fruncir el cejo porque se han infiltrado toxina botulínica…(vamos, el famoso botox)  ¿no pueden enfadarse?

Confieso que la idea es del todo descabellada pero es que hay mucha gente que va por la vida enfadada, eternamente enfadada.

Fijaos por la calle, mirad la cara de la gente… la gran mayoría cejo fruncido y semblante serio. Y cuando circulamos en coche por la cuidad, ¡ni te cuento! Pitídos, insultos, gestos desagradables y hasta peleas…

¡Vaya, que mucha gente sale de casa con el enfado puesto!

¿Qué nos pasa?

La primera cosa que debemos saber es que el enfado es una emoción normal y universal que aparece cuando no se cumplen nuestras expectativas. Cuando no obtenemos lo que habíamos imaginado nos frustramos y una respuesta natural e intuitiva  a la frustración es una respuesta agresiva.

El segundo punto a tener en cuenta es la manera cómo nos tratamos entre nosotros. El tipo de comunicación cada vez tiende a ser menos formal, pero a menudo esto conlleva también que seamos menos respetuosos y que aceptemos con normalidad algunos registros que rozan la “bordería”. Y en lugar de tomarnos un tiempo para organizar lo que queremos decir, cómo lo queremos decir y cuándo lo queremos decir… lo soltamos tal cuál!!!

En tercer lugar la capacidad de aceptar y gestionar los contratiempos. Durante mucho tiempo se ha valorado, sobre todo a nivel laboral, a las personas altamente competitivas, con gran capacidad de trabajo, perfeccionistas… pero habíamos olvidado que la tolerancia, la flexibilidad y la empatía pueden ayudarnos a obtener mejores resultados. Es importante tener en cuenta que para sobrevivir no es indispensable ser el más fuerte sino el que más capacidad tiene para adaptarse a los cambios y contratiempos (concepto de RESILIENCIA).

El enfado y el rencor nos desgastan enormemente a nivel físico, nos hacen más propensos a tomar malas decisiones y aumentan la probabilidad de conflicto con los demás.

Bernardo Stamateas nos dice que el enojo enfocado a la gente es tensión, pero el enojo enfocado a la  situación es expansión.

Así que vamos con los 5 puntos clave  para mejorar nuestro enfado:

1-     Admite que estas enfadado. Si no lo reconoces y por tanto lo reprimes, saldrá tarde o temprano de manera inadecuada y además generarás rencor.

2-     Expresa con palabras lo que te enfada. Si el enfado es con otra persona, lo mejor es hablarlo, pero debemos poner especial atención en el cómo, cuándo y dónde decírselo.

REGLA DE ORO: Debemos decirles a los demás lo que a nosotros nos molesta o lo que nosotros necesitamos, no lo que ellos hacen mal. Por ejemplo, es diferente decir:

«Necesito un poco de silencio para poder trabajar.»  que decir,: «ESTAS GRITANDO TODO EL RATO, ¡PARECES SORDO!»

3-     No pienses que el mundo está en tu contra. Muchas veces nos enfadamos porque vemos en el otro una intención que realmente no existe. Es importante que busquemos toda la información posible antes de emitir juicios.

4-     No te estanques en el lamento. La segunda vez que te oigas lamentarte de la misma cosa, ten por seguro que ESTAS PERDIENDO EL TIEMPO. Te encuentras estancado en una situación que te genera emociones negativas y que no te dejará avanzar !!!!

5-     Haz tres grandes inspiraciones y cada vez que expires di en voz alta una alternativa para salir de la situación que te ha enfadado.

Esta es una manera ganadora de enfocar el enfado, aprovechas la energía que has generado para crear alternativas de solución.

Y después de esto, nos irá perfecto cuidar un poco a nuestro cuerpo. El enfado supone para él una carga así que dedicar un tiempo para hacer deporte será lo más adequado.

Como siempre debemos tener claro que nosotros decidimos darle carpetazo al enfado y recuperar nuestra sonrisa o continuar enfadados eternamente!!!!

Y para terminar, una frase célebre!

“ El que domina su cólera domina su peor enemigo”

Confucio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.