procrasmaf

Comenzaré este post haciendo una confesión!!!! Hace solo un par de años que amplié mi léxico con la palabra PROCRASTINAR. Pero os aseguro que fue genial!!! Por fin había descubierto la existencia de un verbo que encajaba con situaciones muy familiares para mi:

Cuando un paciente me cuenta que no ha podido seguir la pauta de la última visita porque no ha tenido tiempo.

Cuando mis hijos me contestan “ya va!!!!” cada vez que les pido que recojan su habitación.

Cuando una amiga me cuenta que esta vez va en serio, que después de este fin de semana comenzará la dieta.

O cuando yo misma me convenzo de que…………….

En todas estas ocasiones ESTAMOS PROCRASTINANDO!!!!!

Pero ¿qué significa procrastinar?  Podríamos decir que significa posponer o aplazar ,de manera irracional, tareas que debemos hacer y en su lugar hacer otras de menor importancia y la mayoría de las veces más agradables.

A simple vista no parece demasiado grave…en alguna ocasión todos hemos dejado para mañana algo que podríamos hacer hoy, ¿no?.

El problema se plantea cuando la tarea en cuestión se aplaza una y otra vez hasta el día antes de la fecha límite de entrega y, esto conlleva un nivel importante de angustia y culpabilidad asociadas.

Willian James, uno de los fundadores de la psicologia moderna, dijo que la procrastinación es un asesino de oportunidades y que no existe nada más agotador que una tarea incompleta.

Dan Ariely también hizo un interesante experimento a cerca de la procrastinación. Aquí tenéis el video de Youtube para que podais ver cómo él mismo se lo cuenta a Eduard Punset.

¿Por qué procrastinamos?

Francamente los motivos pueden ser múltiples y muy diversos…

  • Nos sentimos incapaces o poco preparados para hacerlo.
  • Sentimos miedo del resultado.
  • Somos impulsivos
  • Estamos poco motivados
  • Tenemos muchos “ladrones del tiempo”…

De hecho la procrastinación es el resultado de la guerra entre “el angel y el demonio” que todos llevamos dentro. O lo que es lo mismo entre nuestro sistema límbico, la zona que regula las emociones, los instintos, los automatismos y que por tanto prefiere la recompensa inmediata y nos empuja a procrastinar; y nuestro córtex prefrontal, la parte racional y reflexiva que nos permite gestionar nuestros planes a largo plazo.

¿Quién gana esta interesante batalla? Os he de decir que depende de nuestro perfil de personalidad, pero generalmente la guerra la gana el sistema límbico que consigue vetar los planes de la corteza y nos hace caer en la tentación del momento.

Ante semejante panorama deberíamos sentirnos fatal! ¿ Y cómo nos las apañamos para medio solucionar el tema? Pues bien, para que el sentimiento de culpabilidad aparezca sólo de manera moderada, nos “engañamos” diciendo que hay otra cosa por hacer antes. Somos los reyes del autoengaño! “ No pude acabar el informe porque tuve 2 reuniones muy importantes” Perfecto, ya lo tenemos todo arreglado!!!!

¿ Qué podemos hacer para dejar de procrastinar?

Pues… lo primero de todo, ser conscientes de que lo hacemos.  En el ejemplo anterior, estoy segura de que las reuniones existieron y eran muy importantes, pero también pondría la mano en el fuego porque una buena gestión del tiempo hubiese permitido hacerlo todo. Así que… lo más importante SER SINCEROS CON NOSOTROS MISMOS!

  • Nos será muy útil diferenciar entre tareas importantes/ no importantes y urgentes/no urgentes.
  • Una vez hecha la clasificación debemos decidir por cuál comenzaremos a trabajar. Si  compartimos nuestra decisión, nos veremos más obligados a cumplirla.
  •  Dividir una gran tarea en partes más pequeñas hará que nos de menos pereza comenzar. Al mismo tiempo cada vez que concluyamos una de las subtareas debemos disfrutar de la recompensa.
  •  Acaba con las distracciones que puedas tener a tu alcance.
  •  Planifica las tareas para aprovechar al máximo el tiempo en que eres más productivo (por la mañana, por la noche…)
  •  Pon un tiempo límite a cada tarea. Utiliza tu agenda.
  • Un recurso que nos puede ayudar dejar siempre las cosas en orden para poder comenzar a trabajar directamente la próxima vez ( escritorio ordenado, ordenador con aplicaciones cerradas…)

Recuerda que como siempre tu persistencia será tu mejor aliado y además en este caso es importante no comenzar con ninguna de las recomendaciones anteriores hasta que hayamos sido capaces de reconocer que procrastinamos y de ver cómo solemos hacerlo!!!!

Por que nosotros nunca hacemos lo mismo que este video no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.