20130121-234654.jpg

Abro los ojos… ¿ya es de día?.  Sobresaltada miro el despertador. Maldita sea me he dormido!!!! Rápidamente salto de la cama. Un café por favor!!!! Pues no, la cafetera no se pone en marcha! No hay luz, ni café ni ducha ni nada, uf!!!!  Me visto, cojo el casco y salgo corriendo, con un poco de suerte solo llegaré 5 minutos tarde.

Piiiiiii!!!! ¿ No me has visto? ¿Donde mirabas? El coche de la derecha acaba de invadir mi carril, poco más y me tira al suelo!!!

Y ahora el maldito camión de reparto se ha parado justo en medio de  la calle, no puedo pasar. ¿No seria más lógico dejar un pequeño espacio a la derecha o a la izquierda? Pues no, justo en medio, para fastidiar.

Después de mi odisea matutina llego al trabajo, 10 minutos tarde, pero llego. Al entrar en mi departamento la secretaria me mira con cara de circunstancias… “El Dire acaba de preguntar por ti”. Pero como puede ser! En 3 años jamás me he retrasado, y él nunca ha llegado antes de las 9h… son las 8:40h.

¿QUÉ MÁS PUEDE PASARME HOY? ¿HA DECIDIDO EL MUNDO PONERSE EN MI CONTRA?

Evidentemente esta situación puede deberse a causas muy diversas pero no estaría de más que nos preguntásemos

¿ QUE TAL HE DORMIDO ?.

Ferran Salmurri  insiste mucho en  recordar  que el día empieza en el momento que nos vamos a dormir.

A partir de aquí, estas primeras horas de nuestro día van a jugar un papel clave en el transcurso de éste.  No descansar adecuadamente nos puede producir cambios de humor,  favorece la  creación de pensamientos negativos, irascibilidad, falta rendimiento en nuestra actividad laboral, dolor de cabeza,  obesidad, problemas cardiovasculares, falta de concentración … No podemos olvidar que dormir poco favorece la segregación de cortisol, una hormona relacionada directamente con el estrés!

Debemos tener en cuenta cuántas horas dormimos, los expertos recomiendan un descanso de ocho horas diarias para los adultos. Así, como podéis deducir, la mayoría de nosotros no dormimos las horas necesarias. Además es importante fijarnos en cómo nos despertamos, descansados o somnolientos.

El especialista en calidad del sueño John A. Caldwel deduce de sus estudios que dormir solo  cuatro horas equivale a tener un 0,08% o 0.11% de alcohol en sangre. Así que imaginad que pasaría si nos para la policía en un control y nos hace un test con un “alcoholímetro del sueño” no nos permitiría conducir, no inmovilizaría el vehículo y nos restaría puntos del carnet!!!!!

Otro dato relevante, es que , después de 24 horas sin dormir, el cerebro reduce en un 25%  sus prestaciones cognitivas. Pero no solo las horas de sueño son importantes, sino que además debemos de tener en cuenta de la calidad de nuestro sueño.

Una de las funciones más importantes que realiza nuestro cerebro mientras dormimos es la de fijar en nuestra memoria nuestros recuerdos. Esto nos será indispensable para poderlos recuperar con facilidad cuando los necesitemos y por tanto es la base de nuestro aprendizaje y nuestra actividad cognitiva. Imagina no lograr recordar con claridad los puntos clave de una negociación justo cuando tienes la reunión con tus clientes, no lograr reproducir en un examen lo que  has estudiado…!.

Las últimas novedades sobre esta tema han sido publicadas a finales del pasado mes. El 25 de febrero la revista científica PNAS publicó los resultados de un estudio hecho en la Universidad de Surrey ( Reino Unido), dónde queda comprobado que dormir menos de 6 horas diarias tiene como consecuencia la alteración de la actividad de 711 genes. También concluyen que las personas que llevan varios días durmiendo pocas horas soportan mucho mejor que el resto pasar una noche sin dormir. Los sujetos que pasaron 40 horas sin dormir vieron alterada la actividad de 856 genes.

Muchos de los genes alterados están relacionados con nuestro sistema inmunitario, otros con nuestro metabolismo y con problemas cardiovasculares.

Ahí van  7 PAUTAS que te pueden ayudar muchísimo a mejorar la calidad de tu sueño:

1-   Una rutina es muy beneficiosa, acuéstate cada día a la misma hora.

2-   Condiciones de tu habitación: debe ser un lugar ni frío ni caluroso, que la habitación sea silenciosa es muy importante y además deberías conseguir que entre un poquito de luz para que puedas acostarte de noche y levántate de día.

3-   Si no duermes ,mejor no estar en la habitación. Si después de 20 minutos intentando dormir no lo has logrado, sal de la habitación, haz otra cosa.

4-   Nuestra habitación es para dormir, con lo que no es adecuado tener en ella televisor, ordenador, ni otros instrumentos de trabajo.

5-   Haz 30 minutos de ejercicio aeróbico cada día pero a poder ser no durante las tres horas antes de acostarte

6-   No tomes bebidas excitantes a partir de mediodía.

7-   Una de las cosas que puede empeorar nuestro descanso es la cantidad de pensamientos sobre cosas importantes y pendientes que viene a nuestra cabeza.Si esto ocurre, puede ser que nos distraigamos pensando en ellas y que nos queramos dormir con la presión de que no podemos olvidarnos. Tener un bloc de notas en tu mesita de noche te permite anotar todas las tareas pendientes, tener claro que les vas a dedicar un tiempo al día siguiente y dormite tranquilo.

Por último, solo recordaros que, si queréis cambiar alguno de vuestros hábitos, necesitáis mantener la nueva conducta durante 21 días ( estudios neurocientíficos establecen este tiempo mínimo para conseguir un cambio en nuestra conducta, al mismo tiempo que dejan claro que los cambios hay que planificarlos, ejecutarlos y controlarlos).

Si eres de los que ha ido restando horas de sueño para dárselas a la tele, al trabajo o a las preocupaciones, anímate y ponte el objetivo de mejorar la calidad de tu sueño, adapta nuestras pautas/herramientas a tus necesidades:

Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.

¿CUÁL ES EL HÁBITO QUE DEBES MEJORAR? ¿QUÉ IMPEDIMENTO ENCUENTRAS?

Tus respuestas serán bienvenidas en el apartado de comentarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.